Archivo del blog

Mostrando entradas con la etiqueta Calaca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Calaca. Mostrar todas las entradas

domingo, octubre 29, 2017

LA PRESUMIDA

                                                                    Foto: Mary Andrade

LA PRESUMIDA

Se ha vestido de gran dama
porque no es una cualquiera;
que pasea sus primores
como si una reina fuera.
Sus cabellos recogidos
y rizadas sus pestañas;
hasta el clavel cempasúchil
brilla adornando su cara.
Largos aretes endiosan
sus mejillas sonrosadas,
que dejan al descubierto
el sarcasmo en su mirada.
Cuando sonríe descubre
su dentadura postiza;
que con la boca tan grande
al instante exterioriza.
Su vestido de lunares
va endosado de puntillas;
y activa un gesto elegante
cuando entreabre la sombrilla...
Y como toda ella es hueso
fácilmente ratifico,
que sujeta en su cintura
el cuerpo de un abanico.
Chata, altiva y muy garbosa
nos mira con ironía;
como diciendo a su paso
que ya nos llegará el día...
Y tantito no sabemos
por donde nos va sitiando;
pues no más, la Presumida
no dice cómo, ni cuándo...


©Julie Sopetrán







 

sábado, octubre 28, 2017

EN LA CALLE




EN LA CALLE  - Calaca

Tres amigos se encontraron
para hablar de cualquier cosa;
se sentaron en un banco
dejando abierta la losa...
Sin un pelo en la cabeza
deshuesados y sonrientes;
se lo pasaban fetén
viendo pasar a la gente.
Uno de ellos se fijaba
en una guapa mozuela;
que perdía sus andares
por la estrecha callejuela.
El del centro suspiraba
recordando su vivencia;
y hasta quería volver
al sueño de la existencia.
El tercero acobardado
mirando al suelo pensaba;
que era mejor estar muerto
que mirar lo que pasaba:
un niño muerto del hambre
un político ladrón,
un emigrante sin casa
y cuántos... sin corazón.
Los tres se sintieron tristes
y a la tumba regresaron;
la losa quedó cerrada
y del mundo, se olvidaron.


©Julie Sopetrán

martes, noviembre 01, 2016

CUANDO LA MUERTE NO MIRA DONDE PISA (CALACA)



CUANDO LA MUERTE NO MIRA DONDE PISA (Calaca)

La Delgada muy moderna
se ha incorporado al whatsapp
y desde que mira el móvil
ya no sabe donde está.
Se comunica con gente
que parece ser amiga,
y con tanto bla bla bla
de la guadaña se olvida.
Se ha vuelto tan despistada
que no le importa el trabajo;
y en vez de cortar molleras
corta... cabezas de ajo.
Está tan obsesionada
con el dime y que dirán;
que leyendo la pantalla
ya no puede caminar.
Se va de un extremo a otro
la acera llena de gente,
y tropieza que tropieza
ha pisado algo reciente...
Pero ni cuenta se ha dado
sólo un pequeño mareo,
que la deja en conectado
a la carga del video...
Pero en la planta del pie
algo blandito se mueve;
el olor le llega al hueso,
y avisa su altorrelieve...
Y aunque la Delgada sigue
whatseando en su iPnone,
algo la saca de quicio
hasta llamar su atención:
pues al caminar resbala
cae de bruces en la acera;
Lo que han pisado sus pies
¡No, no, no...!
!No es una caca cualquiera!

©Julie Sopetrán